INICIAR SESIÓN
¿Sos nuevo?
REGISTRATE
BÚSQUEDA
ENCONTRÁ EMPLEO
ENCONTRÁ UN PROFESIONAL
ENCUESTA
ver resultados
07.03.2012

Nuestro TOP CHEF

Quería estudiar nutrición, aunque se anotó para ser cocinero profesional. Con 26 años, maneja cuatro idiomas: armenio, húngaro, español e inglés. Trabajó en el único hotel 7 estrellas del mundo: el Burj Al Arab en Dubai. Hoy es Chef Senior en el Hilton Dubai Jumeirah. Desde el emirato árabe, Daniel Bonapartian nos cuenta su experiencia.

YP: ¿Cómo descubriste tu pasión por la cocina?

DB: Desde muy chico me fascinaba cuando mi abuela venía a mi casa a cocinar, me acuerdo que me quedaba mirando como ella preparaba todas las comidas para la familia, y por supuesto tuvo que pasar mucho tiempo antes de que me deje ayudarla, aunque yo me desesperaba por meter las manos en la masa. De la cocina a mirar programas de cocina en la televisión, y aunque muchos no me crean todas las bases de la cocina las aprendí mirando la tele, por supuesto después me perfeccione en el Instituto Mausi Sebess donde me recibí de Cocinero Profesional.


YP: ¿Cómo fue el proceso de incorporación al hotel Burj Al Arab?

DP: En el mes de julio del año 2010 recibí un mail de la bolsa de trabajo del Instituto anunciando el reclutamiento que se iba a realizar en Buenos Aires de la Empresa Jumeirah. Por supuesto aproveché la oportunidad y me presenté a las entrevistas. Entre las posibilidades laborales que se ofrecían estaba la de trabajar para el único hotel 7 estrellas del mundo, el Burj al Arab. Por lo que la motivación crecía a cada momento. Luego de 2 entrevistas personales y un examen de cocina encabezado por el Chef Ejecutivo del Hotel Bab Al Yam, perteneciente a la cadena hotelera Jumeirah, confirmaron mi contratación para trabajar en el hotel Burj Al Arab desde el mes de octubre del 2010. Estuve trabajando en el Restaurant Majlis Al Bahar ubicado en la playa privada, exclusiva para clientes del Hotel, donde se preparan platos Mediterráneos principalmente.


YP: ¿En qué te ayudó ser armenio y/o conocer el idioma?

DP: Saber idiomas siempre es positivo y uno nunca sabe cuando le puede ser útil. En el caso del Armenio me sirvió cuando llegaron unos huéspedes VIP (Very Important People: “Personas muy importantes”) al Burj Al Arab donde todos creían que eran rusos. Al llevarles los platos a la mesa, escuché que hablaban armenio, por lo cual les dí la bienvenida al Hotel y al Restaurant hablando Armenio y pude apreciar la cara de sorprendidos que tenían.

Entonces, como el objetivo del Burj al Arab es brindarle al huésped la mejor experiencia que haya vivido jamás, ésta pequeña situación sirvió para que los huéspedes se sintieran especiales y la verdad es que los desbordaba la alegría y eso es una sensación muy linda.

YP: ¿Crees que ser Armenio-Húngaro te benefició para lanzar tu carrera en
el exterior?

DP: Yo no pensé que me iba a ser de tanta utilidad, pero la verdad que si. Porque no es sólo saber los idiomas, sino también el conocer la gastronomía Armenia-Húngara me ayudó a destacarme en las cocinas que trabajé.

YP: Cuando cocinas, ¿fusionas la comida Armenia con otras?

DP: Sinceramente no,la comida Armenia y la de Medio Oriente es muy diferente a la gastronomía que actualmente se utilizan en las cocinas del mundo. Me gusta respetar los sabores originales de las comidas típicas de cada lugar. Aunque por supuesto que hice intentos de fusionar estas comidas con otras pero no me conformaban los resultados. Lo que sí utilicé fueron las técnicas de la cocina Armenia para realizar otros tipos de platos.

YP: ¿Cómo es vivir en Dubai? ¿Y haber trabajado en el único hotel 7 estrellas del mundo?

DP: Dubai es una ciudad muy especial, imponente en sentido de la arquitectura, siempre tratando de crear lo único, lo más grande, lo mas alto, lo mas caro y lo mas rápido del mundo. Pero Emiratos Árabes Unidos no tiene mucha riqueza en su historia ya que es un país joven de tan sólo 40 años. Tiene sus barrios antiguos la que llaman “la vieja Dubai” donde se puede apreciar lo que era toda Dubai hace tan sólo un par de décadas, antes de encontrar el famoso petróleo que los enriqueció: pobre, sencillo y barato. Irónico pensar que ahora es una de las ciudades mas caras del mundo…

Trabajar en el Burj al Arab es algo que no voy a olvidar nunca en mi vida, fue la mejor experiencia profesional que viví hasta ahora, y fue un “trampolín”  para mi carrera. Lo único que hice ahí fue aprender y mejorar día a día mis habilidades en la cocina de la mano de los mejores, como fue trabajar con Chefs con estrellas Michellin.


YP: ¿Cuáles son las ventajas y desventajas de residir en el exterior? ¿Qué
extrañas de Buenos Aires?

DP: Me encantaría vivir en mi pais, volver a Buenos Aires y trabajar ahí, pero lamentablemente es muy difícil crecer en lo profesional. Una vez, un Chef de 60 años me dijo que si quería crecer tenía que irme del país… Nunca estuve muy seguro de la decisión que estaba por tomar, pero hoy puedo ver el cambio y la verdad es que estoy muy agradecido de haber podido tener esta chance de trabajar en el exterior y en el “mejor hotel del mundo”. Siempre hay que resignar cosas que uno quiere para conseguir otras. Pero estoy tranquilo porque sé que va a llegar el día que tenga que volver a mi país, con mi familia, mis amigos y mi gente.


YP: ¿Te gustaría trabajar en Armenia?

DP: Todavía tengo pendiente conocer Armenia, no tuve la suerte ni la oportunidad de ir. Y si surge alguna posibilidad laboral que me convenza por supuesto que lo tendría en mente y analizaría la situación.


YP: Fuiste al colegio armenio Mekhitarista y sos parte de la agrupación scout húngara Bartók Béla ¿Cómo es vivir entre ambas colectividades?

DP: Mi vida siempre se dividió entre las dos colectividades, de Lunes a Viernes Armenio, fines de semana Húngaro. Y la verdad es que me encantó la decisión de mis padres de brindarme ambas culturas, porque si me dan a elegir no podría elegir una sobre la otra.


YP: Contanos sobre tu experiencia de estudio en Hungría.

DP: Al terminar el Secundario en el Mekhitarista recibí una beca por un año en Hungría, para estudiar en profundidad su historia, geografía e idioma. Fue una experiencia inolvidable donde aprendí muchísimo, crecí como persona y rescaté amigos para toda la vida. También fui enfocado para aprender más sobre el baile folklórico húngaro y formar parte del conjunto folklórico húngaro de Buenos Aires. Esta chance resultó única para que, al volver a Argentina, pueda enseñar todos los bailes que aprendí en mi viaje.

 
YP: Hoy trabajas en el hotel Hilton en Dubai, ¿cuáles son tus tareas? ¿Qué hizo que te cambiaras del Burj Al Arab al Hilton?

DP: En el Burj al Arab conoci a un Chef argentino Matias Ayala que al año de haber ingresado al Burj se fue como Chef de Cuisine al Restaurant Sudamericano Pachanga en el Hilton. Él me ofreció ir como su segundo al mando y luego de analizar la propuesta acepté porque era un crecimiento para mi carrera profesional, aunque la decisión implicaba irme del Burj al Arab. Actualmente soy Senior Chef de Partie del Restaurant. Mis tareas varían entre lo práctico y lo teórico, al hacerme cargo del entrenamiento de los chicos que trabajan con nosotros en la cocina, la mayoría de nacionalidad India y Filipina, lo cual es inculcarle a ellos las técnicas de cocina que utilizamos nosotros en Sudamérica y debo admitir que no es una tarea fácil pero se disfruta ver lo que podemos lograr.

Ayudarle al Chef con el armado de los menús es parte de mi trabajo también.

Por supuesto que a la hora del servicio también tengo que cocinar y es lo que mas disfruto de mi trabajo. Actualmente en el ranking estamos entre los 15 mejores Restaurants de Dubai de los 650 que hay.


YP: ¿Cómo resulta la experiencia de haber trabajado en el Hotel Intercontinental de Buenos Aires y en el Hilton de Dubai?

DP: En Buenos Aires trabajé en el Intercontinental, y en cuanto a funcionamiento es bastante parecido al Hilton de Dubai, el único hotel que sinceramente supera por mucho a los demás es el Burj al Arab. Tan sólo imaginar que tiene 250 cocineros y el funcionamiento de esas cocinas varía muchísimo con respecto a los otros hoteles que, en lo que a calidad respecta, también son muy buenos pero no tienen semejante cantidad de empleados ni los recursos monetarios que sí tiene el hotel 7 estrellas.

En un futuro me gustaría trabajar en otros hoteles para seguir sumando más experiencias y seguir viendo las diferencias entre uno y otro.

YP: Tu testimonio resulta motivador para quienes quieren seguir con su pasión de cocinar,  ¿qué le recomendarías a esta gente?

DP: Cada persona debe perseguir sus sueños y hacer lo posible para dedicarse a lo que le gusta. Yo encontré mi vocación y mi dedicación y compromiso me abrieron muchas puertas. El mundo de la cocina es muy especial, el que realmente quiere dedicarse a esto les digo que no lo duden ni un segundo. Este trabajo los va a llenar de experiencias y conocimientos. Les abre puertas a viajar y trabajar con los mejores en el rubro. Lo que más me gusta de mi trabajo es realizar un plato, enviarlo a la mesa del comensal, y ver la cara y gestos que hace al saborear el primer bocado. Ese gesto lo dice todo: levantada de cejas, cerrar los ojos, asentar con la cabeza, y demás. Cuando veo eso me cargo de energías para seguir brindándole al comensal una experiencia única que es probar nuevos platos, nuevos sabores.

YP: ¿Te gustaría tener tu propio restaurant? ¿en qué lugar del mundo? ¿qué tipo de comida ofrecería?

DP: Ese seria un sueño hecho realidad… yo sé que en un futuro lo lograré,  no se cuándo, cómo ni dónde. Pero me imagino un restaurant de no mas de 40 – 50 cubiertos y la comida que más me gusta es la mediterránea por lo que creo que ofrecería ese tipo de comida.


YP: ¿En Argentina cómo ves el mercado laboral de los chef?

DP: Como dije anteriormente, creo que para crecer en lo profesional lamentablemente hay que tener en cuenta la posibilidad de irse al exterior. En Buenos Aires hay hoteles y restaurants  de gran nivel y hay mucho por aprender en esas cocinas, pero en este rubro viajar es esencial, por lo menos esa es mi opinión. No es fácil conseguir un buen empleo y menos aspirar a buenos sueldos, pero como en todas las profesiones se empieza de abajo y el futuro depende de cada uno, de las decisiones que tome. Yo tuve la suerte de empezar mi carrera en un hotel 5 estrellas como el Intercontinental, haciendo pasantía por 3 meses, y luego quedar efectivizado. Gracias a eso tuve chances de venirme a Dubai.


YP: Saber cocinar pasó de ser un hobby a una salida profesional muy requerida ¿Cuál es tu opinión sobre la “profesionalización” de la carrera? ¿Crees que se incrementó la cantidad de estudiantes para cocinero profesional?

DP: Cocinar siempre empieza como un hobby o una necesidad básica de todos. Por el año 2000 fue el “Boom” de la carrera de Cocinero, abriéndose escuelas de cocina por todos los barrios egresando miles de profesionales gastronómicos por año. 

Como experiencia personal, tuve muchos compañeros en el instituto que eligieron estudiar esta carrera porque les parecía “fácil” y una salida laboral rápida, pero pude ver a muchos que abandonaron a mitad de camino al ver que no es sólo mezclar ingredientes y poner cosas en el horno, sino que son técnicas y habilidades no fáciles de aprender. Si alguien se quiere dedicar a esto tiene que estar seguro que es lo que quiere.

YP: Y la pregunta obligada es: ¿cuál es tu plato favorito?

DB: Jajaja, me esperaba esta pregunta, pero lamentablemente no tengo respuesta para esto.

Aunque quiera no puedo elegir un solo plato…  Mariscos, Carnes, Pastas...no sé… de lo que sí nunca me cansé es de un buen asado. Mmmm me dieron hambre, hoy sale un buen bife entonces :-) jaja.

Un Saludo grande a todos!

Y Gracias!

  • E-mail:
    infoypbuenosaires.com.ar
Cámara Argentino Armenia AGBU Armenian Virtual College Asociación Argentino-Armenia de Ciencias Jurídicas AGBU Young Professionals IAN Guía Armenia MENC El Puente - Comunicación Integral

YP BUENOS AIRES

Armenia 1322 - Capital Federal
Telefono / Fax: 011.4773.2820
E-mail: infoypbuenosaires.com.ar

visitanos en Facebook visitanos en Picasa Web
copyright © 2007-2009 Unión General Armenia de Beneficencia. Todos los derechos reservados - Términos legales.
v1.3 - diseño y comunicación El Puente + M. Simonyan.