INICIAR SESIÓN
¿Sos nuevo?
REGISTRATE
BÚSQUEDA
ENCONTRÁ EMPLEO
ENCONTRÁ UN PROFESIONAL
ENCUESTA
ver resultados
14.01.2013

Objetivo: Paz Mundial.

Para comenzar el 2013, entrevistamos a Julio Sebastián Donato Kuchkaryan, suboficial de la Fuerza Aérea Argentina y actual integrante de las Fuerza de las Naciones Unidas para el Mantenimiento de la Paz en Chipre.

YP: Primero lo primero: ¿Julio, Sebastián, Donato, Kuchkaryan o “Zeta”?

JSDK: Mi nombre completo, tal figura en el documento de identidad, es Julio Sebastián Donato Kuchkaryan. Donato, por el lado paterno; Kuckaryan, por el lado materno. Pero, en realidad, el apellido de mi familia materna no era Kuchkaryan sino Keoshkerian. Lo que sucedió, según contaba mi abuelo, es que cuando debieron escapar por las persecuciones que estaban sufriendo los armenios, tuvieron que traspasar varias fronteras, durante largos años, hasta llegar a la Argentina. Y, al igual que en tantos otros casos, en los países donde eran acogidos los nombres se anotaban, más o menos, como sonaban y según lo entendía el funcionario que tocaba en suerte. Así fue, como en el caso de mi familia, el apellido Keoshkerian se fue deformando hasta llegar a Kuchkaryan.

Y lo de “Zeta” es un apodo que me pusieron hace muchos años mis amigos del Conjunto “Masís”. Fue en uno de los tantos domingos que pasamos en el Club de San Isidro, al que solíamos ir todos juntos. Como yo seseaba un poco, ahí alguien me empezó a decir “Zeta” y así quedó. Así que en vez de “Julio Sebastián Donato Keoshkeian” terminé siendo “Zeta Kuchkaryan”, que es como me llaman mis amigos.

YP: ¿Cómo es tu vínculo con la Colectividad Armenia en Buenos Aires?

JSDK: Fui a jardín de infantes en el Instituto “Marie Manoogian” y luego continué toda la escuela primaria allí, egresando en 1987. En el secundario debí cambiar de colegio, pues quería seguir la rama industrial, lo cual hice en el “Alejandro Volta”. Pero siempre mantuve el vínculo.

Durante los años en que estaba terminando la primaria, se formó en UGAB la Agrupación Scout “General Antranik”, en la cual participé desde sus inicios. Allí aprendíamos a ayudar al prójimo, realizar primeros auxilios, cuidar la ecología, a formarnos como personas. Creo que en esa etapa fue donde estreche mis lazos tanto con la comunidad armenia como con la argentina. Realmente me quedaron hermosos recuerdos de todo lo que pasé allí pero, por sobre todo, me quedaron los hermanos Scout y amigos de por vida.

Luego también integré el Conjunto de Danzas Folklóricas “Nairí” de H.O.M. y, más tarde, el Conjunto de Danzas Folklóricas “Masis” del Centro Armenio.

YP: Contános, ¿cómo fue que decidiste ingresar a la Fuerza Aérea Argentina?

JSDK: Formalmente, ingresé a la escuela de suboficiales de la Base Aérea Militar Ezeiza de la Fuerza Aérea Argentina en 1997 y a partir de ahí continué en la carrera militar, especializándome en Carga y Despacho de Aeronaves (CDA).

Pero la verdad es que siempre me interesó la aviación; ya desde niño, me fascinaba la inmensidad del cielo y la increíble posibilidad de volar. Era como mágico; y me encantaba. Por otro lado, recuerdo que cuando era chico visitaba a mi bisabuela, Haydée Garabedian, que había logrado sobrevivir al genocidio y era ella quien, con sus muchos años y su poco castellano, me contaba su historia de vida.

Cuando ella falleció, fueron mis abuelos, Hagop Kuchkaryan y Sofía Boghosian de Kuchkaryan, quienes continuaron contándome la historia de mi familia. ¿Qué niño no jugó a ser soldado, no? ¿Y quien de nosotros no fantaseó con llevar justicia y paz al sufrimiento de tantos seres queridos? Y bueno, creo que en el fondo, esas vivencias de pequeño, que a uno lo marcan más de lo que puede parecer, tienen una cuota considerable en mi decisión, ya madura, de seguir ésta profesión.

YP: ¿De hecho, casualidad o no, participaste en varias misiones de paz, no?

JSDK: Sí, era un objetivo profesional que siempre tuve como meta, el de poder intervenir en una misión de paz de la ONU. Y, efectivamente, durante la crisis humanitaria en Haití, me tocó participar en el traslado de material logístico para el Hospital Reubicable Militar. Allí, mi función era la de tripulante del Sistemas de Armas C-130 HERCULES, siendo el Operador de Sistema de Entrega Aérea.

Luego también, en el año 2010, participé por primera vez en la misión de la ONU como integrante de los Cascos Azules en la isla de Chipre, en este caso fue por un período de seis meses, donde me desempeñé dentro del UNFLIGHT, con el rol de combate de A.CA.E.C (Abastecimiento de Combustible a Aeronaves en Campaña). En esa ocasión, mis funciones eran el abastecimiento de combustible a los Helicópteros de F.A.A. desplegadas por las Naciones Unidas y el traslado del personal del UNFLIGHT.

YP: Y ahora mismo estás nuevamente en Chipre, integrando las Fuerza de las Naciones Unidas para el Mantenimiento de la Paz (United Nations Peacekeeping Force in Cyprus, UNFICYP). ¿Podés contarnos un poco acerca del conflicto y cuáles son las tareas que realizan?

JSDK: El conflicto de Chipre se originó tras la invasión de Turquía al norte de la isla de Grecia entre el 20 de Julio y 20 de agosto de 1974, creando la República Turca del Norte de Chipre, aunque sin reconocimiento internacional. El Consejo de Seguridad de la ONU manifestó su rechazo a lo sucedido y por medio de una resolución creo la misión UNFICYP.

El objetivo de las Fuerzas de la ONU es, principalmente, el mantenimiento de la paz entre las dos comunidades, griegos y turcos. Dentro de la UNFICYP se encuentra la unidad aérea llamada UNFLIGHT y yo formo parte del contingente argentino. En esta ocasión, que es mi segunda vez en Chipre, voy a quedarme hasta fines de Junio del 2013 y luego emprenderé el regreso a la Argentina.

Sinceramente, tanto mi primera estadía en Chipre, como ésta segunda, configuraron experiencias increíbles, tanto desde lo personal como desde lo profesional considerando que soy un argentino de origen armenio participando en una misión de paz de la ONU en una isla griega invadida por turcos. Sería imposible describir todas las imágenes y vivencias que tengo aquí a diario, desde trabajar mancomunadamente con fuerzas de otras nacionalidades, conviviendo con griegos y turcos, e incluso con la comunidad armenia de Chipre que, tanto en la primera vez como ahora, me han recibido como si estuviera en mi propia casa.

YP: Y también estuviste en Base Marambio. ¿Pensaste que, quizás, seas la única persona de origen armenio –o, al menos seguro, uno de los pocos– que anduvo por la Antártida? ¿Qué podés contarnos de esa experiencia?

JSDK: La verdad que no lo pensé, pero se que hay varios descendientes de armenios en las distintas fuerzas armadas, por lo que quizás haya alguien más que pasó por la Antártida también. La experiencia en la Antártida es realmente única. Ya cuando va llegando el avión y vas viendo todo blanco, el suelo, el mar, el cielo, se presenta una imagen absolutamente indescriptible. Es como la más absoluta pureza.

La vida allí, como se pueden imaginar, es muy dura pese a las instalaciones que cuenta la Base Marambio. Por poner un ejemplo, algo tan elemental como contar con agua en estado líquido requiere todo un proceso porque, obviamente, dadas las temperaturas extremadamente bajas, el agua en estado natural se encuentra congelada. Así como es una experiencia única es también un gran desafío.

Base Marambio es una de las bases que posee la Argentina en el territorio antártico. Allí, se realizan diversas actividades científicas y, a la vez, siendo una Base permanente, sirve para la distribución de logísticas (material y alimentos) para otras bases y campamentos de científicos en la Antártida.

La Base Marambio en la Antártida, no solo es importante por las diversas investigaciones científicas que permite desarrollar, sino también considerando que existen diversas reclamaciones territoriales sobre el Continente Antártico; y, desde ese punto de vista, la permanencia de la Base y la presencia de oficiales argentinos es una forma de ejercicio y resguardo de la soberanía argentina sobre la Antártida Argentina.

YP: ¿Hay alguna Fuerza de Naciones Unidas para el Mantenimiento de la Paz Artsákh? Si la hubiera, ¿te gustaría integrarla?

JSDK: Alrededor del mundo existen muchos conflictos armados, tanto internos como entre distintos países. Y, ciertamente, la ONU no podría mantener una misión o contingente en cada lugar del mundo donde existen tales conflictos. De manera que en muchos casos, en vez de Fuerzas de Paz, la ONU cuenta con veedores u observadores militares. Y, asimismo, en muchos otros casos, toman intervención otras instancias de la comunidad internacional.

En el conflicto de Arstákh existe un virtual cese de fuego, aunque es reiteradamente violado, y se encuentra interviniendo el denominado “Grupo Minsk” de la OSCE (Organization for Security and Co-operation in Europe) encabezado por Francia, Rusia y Estados Unidos, para intentar una solución política a la cuestión.

Sinceramente, ojalá no fuera necesario una Fuerza de Paz allí, pues ello sería señal de una escalada militar en el conflicto. Pero, si fuera el caso, no hay dudas que personalmente me interesaría participar, pero la verdad es que la premisa principal de un “Peacekeeper” es la imparcialidad y, entonces, debo reconocer profesionalmente no me sería posible cumplir tal función en Artsákh.

YP: Muchas gracias, “Zeta”, nos vemos a la vuelta!

JSDK: Sin falta; muchas gracias a Uds. y un gran abrazo para todos!

Cámara Argentino Armenia AGBU Armenian Virtual College Asociación Argentino-Armenia de Ciencias Jurídicas AGBU Young Professionals IAN Guía Armenia MENC El Puente - Comunicación Integral

YP BUENOS AIRES

Armenia 1322 - Capital Federal
Telefono / Fax: 011.4773.2820
E-mail: infoypbuenosaires.com.ar

visitanos en Facebook visitanos en Picasa Web
copyright © 2007-2009 Unión General Armenia de Beneficencia. Todos los derechos reservados - Términos legales.
v1.3 - diseño y comunicación El Puente + M. Simonyan.